APRENDER A DESAPRENDER

Cuando nací lo primero que vi fue a mi madre, con los ojos brotados, una lagrima en su cutis y a su vez una sonrisa enorme, en ese mismo instante pensé: “Este mundo es mío” Al crecer llega la institución de casa y la educación del sistema que nos dice cómo debemos ser, nos enseñan que las niñas juegan con muñecas, cocinas y biberones y los niños con carros, pelotas y legos, te dicen cómo Leer más…